cromoterapia-como-elegir-el-color-de-una-habitación
General

Cromoterapia: el color correcto para cada habitación

cromoterapia-como-elegir-el-color-de-una-habitación

Ahora es un hecho que los colores están conectados con las emociones y pueden estimular diferentes reacciones dentro de nuestro cerebro. Por esta razón, la decoración del hogar no debe separarse de un enfoque basado en la cromoterapia: los colores elegidos para las diferentes habitaciones de hecho pueden influir en nuestro estado de ánimo, aumentando, por ejemplo, la concentración o promoviendo una relajación saludable.

Cuanto más aprendamos sobre la forma en que los colores afectan nuestra forma de pensar y nuestro estado de ánimo, ¡más podremos recurrir a ellos para mejorar nuestras vidas!

En la cocina, los colores de la energía

AMARILLO – El amarillo es el color de la felicidad, la vitalidad y el optimismo. No hace falta decir que este tono energizante y vibrante es ideal para las habitaciones de la casa donde vives y trabajas, como la cocina. Pero ten cuidado de no exagerar, evitando que sea demasiado pesado y opresivo: el amarillo se usa en pequeñas dosis, perfecto en combinación con gris o en contraste con el blanco brillante.

NARANJA – Naranja es energía, actividad y socialización. Se dice que estimula el apetito, ¿dónde podría usarse de la mejor manera si no en la cocina? Este tono también fomenta naturalmente la conversación y por esta razón es adecuado para grandes espacios abiertos modernos, sin divisiones entre área de trabajo y espacio dedicado al almuerzo y a la convivencia.

Azul y gris para el baño

GRIS – Menos intenso que el blanco puro y ciertamente más brillante que el negro, el gris representa la pureza, la elegancia y la flexibilidad. Es un color neutral, solución ideal para suavizar un ambiente y resaltar los otros elementos de decoración de la habitación. ¡Una opción refinada para el baño, donde será imposible no sentirse cómodo!

AZUL – El color del cielo y el mar, inextricablemente relaacionado al agua, recuerda una sensación de absoluta calma. Por esta razón, el azul es muy buena opción para el baño, ayudando a crear esa sensación de bienestar que hace que esta habitación sea especial. No hay que olvidarse sus efectos beneficos para el cuerpo y la mente: en sus tonos más profundos, tendiendo al celeste, este color tiene una acción analgésica, y de acuerdo con cromoterapia tiene una influencia importante en el sistema inmunológico.

En el dormitorio, concéntrate en los tonos de relajación

DENIM DRIFT – Un tono de azul que tiende a gris, polvoriento y lleno, tan indefinido como cargado de energía positiva. Si el azul siempre ha sido considerado el color ideal para el dormitorio (gracias a su poder relajante y estimulante), esta variante desaturada le da una sensación de quietud inmediata. Un color fresco y profundo, capaz de disminuir la presión arterial y regular los flujos respiratorios. Perfecto para darte dulces sueños.

ROSA – Aquí está el color del romance, de la dulzura, de la calma interior. Este color se asocia en el imaginario colectivo al género femenino, que simboliza la capacidad de dar y recibir amor y es el color perfecto en el dormitorio. Se considera con razón, un color que ilumina la mente alejando el pensamiento negativo.

Una sala de estar fresca y agradable

BLANCO – El blanco es el color de la limpieza, la pureza, pero sobre todo la luz. Todos sus efectos beneficiosos están asociados: en la cromoterapia, este «no color» contiene todos los demás y por esta razón está lleno de energía positiva. Una energía que inevitablemente se transmite a todo el organismo. La más adecuada para recibirla es sin duda la sala de estar, un lugar de descanso para toda la familia reunida.

VERDE: el verde inevitablemente se relaciona a la naturaleza y al bienestar. Probablemente, entre todos los colores, es el que mejor se adapta a cada habitación, gracias a su efecto al mismo tiempo relajante y estimulante. En sus tonos más brillantes recuerda la vegetación y tiene un agradable efecto refrescante, en cambio, sus tonos más suaves y naturales te darán una sensación inmediata de calma interior y serenidad.

Para la entrada orden y limpieza

BEIGE – Un tono neutro como el gris, pero más suave y más delicado. El beige da el máximo de sí mismo en el área de la entrada o en los pequeños y estrechos pasillos. Destaca por su propiedad intrínseca de dar inmediatamente equilibrio y armonía, y tiene también la virtud de ampliar visualmente el espacio.

PETRÓLEO – Entre el verde y el azul, este tono reúne todas las propiedades de ambos colores. Combinando frescura y calma, se ve como un color decididamente precioso y original, que tranquiliza y contribuye a armonizar con el medio ambiente, abandonando cualquier miedo imaginario. Perfecto para dar la bienvenida al interior de la casa, transformándola en un nido acogedor y protector.